21.5.07

Las primeras "memorias" de un cura travesti

El Abate de Choisy

Cura y travesti

(François Timoléon, abate de Choisy; París, 1644- id., 1724) Escritor francés. Fue sacerdote y abate de Saint-Seine (1661-1675).

sacerdote y abate durante el reinado de Luis XIV - nace en el castllo de Luxemburgo, un 16 de agosto de 1644. Hijo de un consejero de Estado, intendente del Languedoc y canciller de Gaston de Orleans; y de un íntima amiga de Anna de Austria, quien lo viste hasta su adolescencia con ropa femenina para satisfacer los caprichos del hermano del Rey.

A los dieciocho años, apenas tonsurado, Timoleón consiguió la Abadía de Saint-Seine. Dos años después se fugó, y vestido como mujer, acompañó durante seis meses a un grupo de comediantes.


Casi dos siglos antes que Freud publicara sus Tres Ensayos sobre una teoría sexual, François Timoléon manifestaba en sus memorias : “Es tan extraño que de una práctica de la infancia, sea imposible deshacerse. Mi madre casi al nacer me acostumbró a las confecciones de las mujeres; seguí sirviéndome de ellas en mi juventud... “

El autor de una Interpretación de los Salmos con la
vida de David, de una Vida de Salomón, del Diario de viaje de Siam, recibido en la Academia Francesa en 1686 por, como destaca su elogio, “haber mamado la elocuencia con la leche”, criado por su madre como una señorita, no fue por ello menos un gran hombre.
Historiador de las vidas de San Luis, Carlos V, Carlos VI; François Timoléon habría compuesto entre los sesenta y los ochenta, los
once volúmenes de la Historia de la Iglesia en ropas más elegantes que las de un abate.

Jean le Rond d'Alembert, uno de los máximos exponentes del movimiento ilustrado, pudo notar mordaz: “Quizas bastaría para apreciar el valor de sus anales eclesiásticos representarnos por un momento a este cura septuagenario bajo un vestido tan poco hecho para su edad y su estado, trabajando en la historia de los mártires y los anacoretas y poniéndose adornos con la misma mano con qu escribía las decisiones de los concilios.”

Con la aprobación y el estímulo de su obispo, y
tras un corto período de vestir como varón, Choisy reaparece en una residencia del barrio Saint-Médard, bajo el nombre de Madame de Sancy, y luego en la provincia en Bourges donde se hace pasar para una rica viuda bajo el nombre de "condesa de les Barres", seduciendo bajo este traje a muchachas de familias acomodadas y a comediantes - incluidas las actrices Montfleury y Mondory.



Otros personajes de la Francia absolutista de esos tiempos como fue el caso de Mme. Maupin, celebre cantante de la Ópera de París, o la marquesa de Morny ya rechazaron el conformismo de su clase y tenían por práctica vestirse con los trajes del otro sexo; sin embargo, sólo Choisy se atrevió a rasgar el velo secreto y escribir sobre sus asombrosas transformaciones.

Es en esta época, además, cuando Havelock Ellis inspirándose en las historias del Chevalier d’Eon de Beaumont, un conocido travesti en la corte de de Louis XV, propone el término “eonismo”, entendiendo por tal a un síndrome psicopatológico consistente en un travestismo acompañado de insuficiencia sexual. (V. Havelock Ellis (s.d.) Eonism and Other Sexual Studies, Vol. II de Studies in the Psychology of Sex, Collectors Publications, Covina, Ca).

Hasta los cuarentena años, la vida del Abate osciló entre sus espinosas aventuras en los suburbios de Saint-Marceau; sus viajes a Italia, besando los pies del papa Inocente XI, y los círculos de juego en Venecia donde siguió obsesionándose por el lansquenet y el basset. El juego, que siempre lo ha perseguido, logró curarlo de estas bagatelas durante algunos años, sin embargo, declara en sus Memorias: “siempre que me arruiné y que quise dejar el juego, volví a caer en mis antiguas debilidades y volví a ser mujer.”

“La historia de la condesa des Barres”, “La historia de Madame de Sancy”, reunidas bajo el título de Memorias del abate de Choisy vestido de mujer, La historia de la Marquesa-Marqués de Banneville publicadas en 1695 en forma anónima y en colaboración con Charles Perrault , tienen el encanto de los cuentos donde el placer puede ser compartido sin tonalidad contraria, en el júbilo de un acorde musical posible entre los partenaires, dobles que gozan juntos de un órgano curiosamente ausente. Amalgama de géneros y de roles que nos remite a la fragilidad de nuestras identificaciones como a nuestra propensión a querer resuelta la contradicción de los sexos, nuestro placer de ver escenificada su confusión en el juego de un estilo.

Su escritura tiene la elegancia de los terciopeloscon los que el autor supo adornarse. Su universo erótico es el de un cuento, donde la inversión de sexos se haría en una total libertad. Cuento en que se mezclan los juegos de lujo y las mascaradas en un arrebato de cintas, lunares, de “vestidos despojados”, de telas de oro y brocato, de superposiciones de faldas y sedas. Decididamente el transexualismo del Gran Siglo podía sostenerse en una moda más compleja que la nuestra, podía multiplicar a gusto los oropeles que pueden hacer del cuerpo un todo impuesto por su brillo.

François Timoléon no hace sino anunciar un siglo que hará el liberalismo una práctica y una filosofía. El Abate, consagrado por la Academia Francesa, roza sin embargo lo suficiente las costumbres de su tiempo como para dar qué leer, con la más impúdica de las ligerezas, la escritura pone en escena las ambigüedades del sexo, traviste como juegos de estilo las transgresiones en las que se sostienen. Pero el Abate de Choisy no es el marqués de Sade. Él, que pudo vanagloriarse de haber tenido “tres o cuatro vías” , sólo se complace en relatar la cuarta, la que fue gozosa.

La pornografía de Sade es más subversiva en lo que explora los posibles de la perversión pero también las consecuencias del discurso del derecho al goce en lo que supone de libertad al otro. Dirá Sade : “Tengo derecho a gozar de tu cuerpo, puede decirme cualquiera, y este derecho lo ejerceré, sin que ningún límite me detenga en el capricho de las exacciones que me venga en gana saciar”.

El deseo transexual de la belleza va mejor, parece, con el poder. Sus juegos de máscaras y sus licencias no se basan en ninguna aproximación a la infamia y omiten referir la belleza al horror que sostiene el abordaje de su absoluto.

Es pues al final de su vida que el Abate escribe sus Memorias. Vuelve allí con la misma ligereza de pluma que pone en las Memorias para servir a Luis XIV, ese encanto que la posteridad le reconoce para la “pequeña historia”, el arte del retrato. Aparecidas en forma anónima, no dejaron de ser reconocida como las confidencias de François Timoléon, su preocupación por adornarse de pedrerías, aros, cruces de diamante, por “dársela de bella” y continuar – avanzada su edad - con su gusto de la infancia de vestirse como niño. Pues, en efecto, se dice que no abandonó sus viejas prácticas totalmente, y que, con el cabello blanqueando, en el secreto de su despacho, se disfrazaba a veces aún de mujer para redactar algunas páginas.

Tal fue el Abate de Choisy, “a quien habían puesto en la infancia corsets que apretaban extremadamente y hacían elevar la carne gruesa y plena”; y quien más tarde fuera académico, misionero, historiador de vidas edificantes, autor de los once tomos de una Historia de la Iglesia, jugador. Mujer bajo la mirada de Dios y del mundo, habiendo dado razón a su sinrazón mediante la escritura.








3 comentarios:

Marianne Latex dijo...

Amiga una vez mas te felicito

Marianne Latex dijo...

Definitivamente .. Fracia fue rica en o lo sigue siendo... en legado trasvesti.... creo que la orbita trasvesti europeo se ha movilzado hacia Londres... que opinas???

Besos

Marianne

Manuel Aramis Miranda Perdomo dijo...

En Rep. Dominicana hace poquitos años, hubo un caso semejante con un cura de dia y de noche travesti, el cual finalmente murio asesinado

Creo que de apellido Soto.

Related Posts with Thumbnails